Laguna Verde

Confesiones.

Esta,  fue una semana extraña, aunque debo confesar que para mí siempre los eventos son extraños, la vida está hecha de tantos instantes y cada uno de ellos son una milagrosa sucesión de instantes sorprendentes si uno se sumerge en ellos. Pero hablemos de esta semana, por alguna rara razón me sentía inquieta, desordenada, había algo que no estaba encajando en mí, ¿qué?, me había subido a un bote y dejé que el mar se lo llevara sin tomar los remos, gracias a ese Dios que me habita y habito, pude verme y regresé.  Ahora, todo es claro.

¿Cómo logré volver? El viernes decidí venirme a la laguna a muy altas horas de la noche, había optado por quedarme en Santiago ya que tenía una comida, pero algo en mi interior me gritó tan fuerte que no pude hacerme la sorda. Me excusé, tomé mi auto y me vine a la cabaña, ¿eran las dos de la Sigue leyendo

Sólo porque es viernes…

Hoy,  me atrincharé en mi basta humanidad, con todo lo imperfecto,  lo real y lo ilusorio, con mis temores, deseos risas y llantos, con todo lo que soy de perfecta y humana, imperfectamente humana. Maravillosamente divina.

Me vaciaré en cada instante, reiré con mis amigos, lloraré quizás con mis ausencias y tal vez hasta, me regale algún beso furtivo en la oscuridad de algún pensamiento, ¿quién sabe?, hoy, todo puede ocurrir sólo porque es viernes.

Oleré las calles, acariciaré a cuanto perro me regale el día, besaré sus frentes desbastadas de ausencias. Comeré hasta hartarme, jamás carne, pero sí libre de culpas, de ansias, libre de futuros, me hartaré de los frutos de la tierra.

Creo que hoy, me atrincharé en las esquinas del día hasta exprimirle toda risa, todo llanto…, sólo porque es viernes.

Sol

Quién eres?

Un maravilloso y sintético vídeo de quién eres? Que lo disfrutes…

 

Cuando una mujer despierta…

A raíz de un mensaje que me envió un amigo el cual se refería a lo que pasa cuando  una mujer retoma su poder, que por cierto, era por demás interesante, pensé…, ¿y qué es el poder realmente más que tomar consciencia de lo que se és y no de aquello que se es esclava?  Cuando una mujer retoma su poder, ya nada podrá coartar la libertad de ser y no de pertenecer. Pero eso no era un punto para mí, entonces ¿cuál era? La pregunta vino de inmediato a mi mente…, ¿Qué pasa cuando una mujer despierta?

Mi reflexión sobre ello.

Cuando una mujer despierta, todo cambia en su mundo,   jamás será la que fue y dejará de existir a la forma en la que estaba amarrada, al menos, conscientemente. No aceptará nada menos que aquello que se acerque a la vibración en la que se desliza en  aquel no-tiempo  en donde ES.

Cuando una mujer despierta, comprende que ya no se es un acto humano, sino un SER humano experimentando la vida en cada milagroso instante, una vida donde es la contenedora de la espiral antes de la manifestación,  la luz y el vacío, el penúltimo eslabón. El cordón que la une al alma de la tierra y con ello,  si entra en el sueño de vivir, es capaz de escuchar las diversas  formas en que la consciencia se manifiesta; el canto del universo, el aleteo de la naturaleza en todas su esplendor, el bostezo de los bosques,  el alma inocente de cada  ser vivo que habita junto a ella.

Cuando una mujer despierta, ya no hay valle sagrado, ni canto de lunas llenas, ya no hay miedos que traspasar, feminidad que idolatrar, ni poderes sagrados que preservar. Tampoco éxtasis, ni gozo ni amor inconsciente. No hay

Sigue leyendo

Elecciones en Chile y lo que hacemos.

Las elecciones presidenciales, nuestra vida, y lo que estamos dispuesto a hacer…

Queremos un mundo mejor, un país desarrollado, una sociedad más libre y feliz. Añoramos vivir en paz, erradicar la delincuencia, extirpar la corrupción. Algunos deseamos  dejar de ser esclavos del consumismo, el medio y aquello que es ilusorio y sin sentido. Queremos tener hijos sanos y felices, cuerpos vitales y  vivir equilibradamente. Algunos, también añoramos evolucionar.

Ante eso me pregunto, ¿qué realmente hacemos para lograrlo?, ¿qué hago yo, qué haces tú?.  ¿Qué estamos dispuesto a sacrificar? ¿Qué hacemos como país para lograrlo?

Últimamente y a raíz de las elecciones presidenciales en Chile, observo. Las calles, como en cada elección,  están atestadas de carteles (millones de pesos despilfarrados mientras los pobres mueren de hambre, tristeza y falta de atención médica), las caras de los distintos candidatos parecen sacadas “del país Sigue leyendo

Tiempos de cambio.

Los tiempos de cambios y la espiritualidad en nosotros.

¿Se es espiritual por dejar de comer carne, hablar de quien es el observador  o que todos somos consciencia?. ¿Abrazarse ante una luna llena, recitar mantras, meditar u orar por largas horas sin comprender en real esencia lo que somos, porque existimos y para donde vamos?.  ¿Se es espiritual por asirse al orador de moda, especulador o canalizador que nos entregue la teoría que jamás podrás comprobar, sólo creer ciegamente. Creer y seguir como si fuera una novela bien narrada y tú un  buen y obediente lector?

Ser es más que dejar de hacer. Ser, no es creer ni crear. Ser, es ser consciente de lo que se es POR COMPRENDER.

Ya no es tiempo de creer que despertaremos por aprender, escuchar, estudiar o repetir. Tampoco por  seguir a un guía, una doctrina o religión, cualquiera sea esta. No lo es  por pagar para recibir en un curso dictado en dos días o una semana la iluminación. Ya no…, nunca lo fue…

El planeta sufre, la humanidad sufre y se destruye en su propia y ciega esclavitud.

Estamos en el tiempo de comprender que sólo se puede ser consciente al SER EN ESE ÚNICO INSTANTE PRESENTE. Sin pensamientos,  sensación, anhelo, sin deseo Sigue leyendo

Cuando todo se hace silencio

CUANDO TODO SE HACE SILENCIO

 

En este curioso camino del despertar o ser más consciente, las escamas que cubren nuestros cuerpos caen y resurgen como hojas de una flor milagrosa dando nueva vida a cada instante.

Hay periodos en que es necesario, urgente, que todo se haga silencio. Cuando la pesadez se hace insoportable, cuando nos sentimos  agobiados, o pensamos quehay fuerzas oscuras rompiéndonos en pedazos. Cuando el brillo de nuestros ojos se hace tenue y la energía que nos mueve es  esquiva.

Cuando creemos que estamos llenos de gloria y vestidos de ese curioso ropaje llamado éxito. Cuando estamos presos de nuestros miedos, deseosos de placer o dicha, carentes de la aparente buena fortuna. Cuando el grito que velado nos llega por más. Más luz, más silencio, más comprensión, más de cualquier cosa, ¡pero Sigue leyendo