La felicidad y el presente


La felicidad.

Ahh, ¡felicidad! Amante efímera y ansiada…, me pregunto ¿sabemos aprovechar realmente y con total consciencia esos instantes en que llega a nuestras manos y se nos da completamente?

Sería fantástico no cometer dos veces un mismo error, sería perfecto aprender a disfrutar lo que nos regala la vida ¡como si fuera el mejor regalo del mundo!, tomar consciencia que  esa única experiencia pudiera cambiar totalmente nuestras historia si la dejamos caminarnos por la piel,  sería grandioso aprender a no vivir en el mañana ni lamentarse del pasado, estar, ¡estar con todo! en ese preciso instante, en ese único instante, sería maravilloso, jamás arrepentirnos de lo hecho, sólo por aquello que  no tuvimos el valor…

Sería perfecto, sonreír con serenidad cuando miramos atrás, porque no quedó nada por decir o hacer, sería perfecto, sólo sonreír con serenidad mientras caminamos por la vida por tener el alma en paz. Felicidad, milagroso instante que marcas tantos millones de puntos en la arquitectura de mi existencia.

Anuncios

3 pensamientos en “La felicidad y el presente

  1. La felicidad se encuentra en las cosas pequeñas, en aquellas que nos rodean y desfilan a nuetsro lado sin apenas merecer que les prestemos un minuto de atención.

    Por eso hay que aprender a detenernos, a conseguir unos instantes de contemplación, de aminorar la vorágine del ritmo de nuestras vidas cotidianas y, tranquila y lentamente disfrutar de todo aquello que nos rodea, sentarse en un banco de cualquier jardín, entornar los ojos, sentir la brisa acariciarnos el rostro, escuhar los susurros de las hojas de los árboles mecidas por el viento, gozar con los rayos de sol cuando el tiempo es frío, arrebujarse en la bufanda cuando es el calor el que apieta… vivir y sentir, simplemente.

  2. Sí Ernesto, creo que son pequeños instantes, no estados, sí instantes. Como dices, la he sentido miles de veces en esos pequeños instantes cuando el viento acaricia mi rostro, cuando me balanceo en las copas de arboles añosos, cuando miro ojos inocentes…, hay tantos instantes que a veces, me mareo de felicidad y otros, mejor río por mis torpezas.

  3. Personalmente creo que la vida me atraído mucha mucha alegría y momentos memorables de felicidad incomparables y que te los puedo enumerar, todos esos momentos los difruté y siempre los disfruto a concho con todo lo profundo de mi corazón, pero humildemente debo reconocer que han habido momentos de tristeza y tiempos borroscosos que deseo dejarlos atrás, y que están llenos de desgracias.
    Patricia es muy grato leerte, perdona mi blog pero estoy muy muy agradecido de él, porque gracias a él estoy aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s