Los patrones se repiten.

¿Cuál es tu más pura esencia, cuál tu poder?

“Todo sigue un patrón” y “Las ecuaciones son el pensamiento de Dios”. Dos frases que quedaron bailando en mi mente después de ver la película “EL hombre que conocía el infinito”, que por cierto podría recomendarla pero me abstengo, las impresiones son tan personales, lo que para unos puede ser sorprendente, para otros podría llegar a ser un real y eterno aburrimiento o incomprensión, como pasó con Cloud Atlas. Por lo tanto,  que el camino se abra.

Volviendo a la frase con la cual comienzo estas divagaciones, si  todo sigue un patrón, y los fractales son un patrón geométrico que se auto replica infinitamente, así pues serían los pensamientos y acciones. La energía vibrando, que es la que nos da la apariencia de lo material o la forma, se mueve fractal y auto replicable, ante ello, también los pensamientos y las creencias. Nos vamos multiplicando y traspasando unos a otros con Sigue leyendo

Anuncios

El perfume

opio aceite.

Solía comprarme o pedir que me regalaran perfumes, ¿cuáles?, variaban, dependiendo de la época, los procesos en que estaba, la ocasión. Fueron muchos, nunca florales, siempre amaderados.

Hace muchísimos años, en un viaje a Dubai me compré un pequeño frasco que decía “Opium”, me encantó, vidrio transparente, tapa negra y casi del mismo tamaño del frasco, unas pequeñas líneas doradas. Lo cuidé y mimé hasta que lamentablemente se acabó,  nunca pude encontrarlo  nuevamente, no ese.

El año pasado en India me llamó la atención las tantas tiendas; pequeñas y grandes, antiguas, modernas, atiborradas y sobrias, había para todos los gustos. Vendían aceites, perfumes, inciensos, todo aquello que deleitara el olfato. Pensé que tal vez era el momento preciso  para retomar mi búsqueda. Pregunté en cada ciudad que pasaba y por cada pequeña tienda de aceites o perfumes que se cruzaba en mi camino;  “tiene perfume o aceite esencial de opio?”.  Olí muchas variedades, abrían frascos pequeños, medianos, viejos y brillantes, pero ninguno de los aromas que volaban por el aire me tocaba el corazón, bueno, hasta que uno lo hizo.

Era una pequeña tienda casi escondida en un viejo callejón de Udaipur. La gente pululaba en un caos continuo, como en apariencia es India, los olores de los carros y tiendas de comidas trataban de tragarse todos los otros aromas que salían Sigue leyendo

Carta – Las siete ciudades.

Mi estimado amigo,

  … te veo y veo ese zigzagueante camino por el que transitamos algunos seres humanos, con una mano firme en lo real, aun cuando esa realidad es tan efímera y sutil, como la nube que transita nuestro cielo celeste en una tarde otoñal; veloz y casi transparente. Y con la otra, rasgando el mundo y sus muchas ideas, formas y a ratos, inquebrantable ilusión que nos consume hasta devorarnos.

¿Yo?, igual que tú. No sé cuánto más dure esto, a veces creo o mejor aún, siento la certeza de “algo”, algo insospechado y único que nos está tocando, rozando Sigue leyendo

Quiero todo.

Quiero todo…,
Romper el horizonte con la pupila que abriga el alma.
Desaparecer en la tarde del ocaso, aquel que bordea el dorado pliegue de mis dedos.

Quiero disgregarme en la sangre que me mueve, suave y tenue,  como un musgo quieto.
Sin que nadie lo note. Apacible y quieto.

Saborear la vejez de la tierra, el gutural sonido de la noche.
Quiero ser en la tormenta mientras va hilando las estrellas.
Morir salvajemente en el tacto de la mano.
¡Acariciar de lomo a lomo el firmamento!

Quiero…, arrastrarme infinita por la huella que dejan los ríos en la tierra,
resurgir en ahogado lamento a través de este universo.

Exprimir la luz de mis entrañas.
Amamantar la raíz de mis bosques moribundos.
Asesinar con mis pupilas al profano, al carnicero.

Quiero,
Deslizarme arisca a través de mis cabellos
Rosar con mi pupila ebria el arcoíris eterno.

Todo, quiero todo.
Incluso la nada deshaciéndose en mis venas.

Patricia Gómez

 

EARTHLINGS

El poder de expandirnos más allá de nuestro propio universo.

Hoy uno de mis hijos está de cumpleaños y no sé qué regalarle. Pensaba ¿Qué puedo obsequiarle que lo ayude a ser aún mejor, más consciente, más humano de lo que ya es?. Tal vez esto sería una buena alternativa.

Humano viene de humanidad. Humanidad es tener la capacidad de de ser en el otro a través de su dolor.

El noventa y nueve por ciento de la población mundial NO QUIERE SABER, lo he comprobado decenas de veces, ¿qué?, todo aquello que pueda interferir en su rutina o la dosis de placer que ciertas cosas le proporcionan. Algunos alimentos, cierta ropa con olor a buen cuero, un buen cosmético, ¿una aparente buena crema?, hay tantas cosas…

Con la ignorancia creemos que ganamos el derecho a seguir haciendo lo que estamos, si no se, no soy parte. Sin embargo hay tanto más, velado y silente, casi imperceptible. Las leyes con las que se mueve la energía, nuestra energía vital a través del universo, abriendo caminos como un rayo feroz sobre un cielo azulado que observa. Lo que hagas ha de devolvérsete, todo aquello de lo que formas parte, es una causa que estas echando a correr con la mano de Sigue leyendo

Reflexiones, simplemente reflexiones.

Ya asentada en la tibieza de lo conocido, en el espacio donde toda la fuerza que te entrega lo ajeno, desaparece…, ¿o tal vez sigue corriendo por la sangre en forma de nostalgia?, poco importa, nada importa en realidad, salvo tener la certeza de que incluso esto, es una ilusión más, lo maravilloso es vivir esa ilusión consciente  y plenamente.

La vida es distinta, el sol quema la indulgencia, la luna, que por cierto anoche nos acarició generosa como un dedo tibio y del color de la plata o del hechizo tal vez? nos recuerda que el mundo es el mismo y uno, que aquel que toca el tambor en Chile o Perú para adorar a la madre tierra o aquel que adora a Shiva tienen el mismo espíritu, la misma naturaleza exaltada que aquel que duerme pensando que está despierto. Que aquel que trata de abrir los ojos del velado sueño.

Santiago se me arruga en las manos como un papel de arroz, lo aprieto con amor. Me gusta Santiago, me gusta Chile con su tierra vieja como la de áfrica? es la misma tierra o tal vez de una isla no descubierta, es uno y a la vez se sienta tan joven por su suelo poco transitado. Me gustan sus playas rocosas y frías, el cielo de un intenso celeste y ese olor a tuyo, a todo lo que te causa apego. A la cazuela, el charquicán, el pan amasado por manos arrugadas que te ayudaron a parir. A los versos conocidos, al constante extrañar lo que nos hace sabernos vivo y serlo una vez más a través de cada suspiro.

 

 

 

“Por el mundo entero se extendía una red de hilos invisibles que unían un alma con otra; hilos más fuertes que los de la vida, hilos más fuertes que los de la muerte.”

JACOBSEN, Jens Peter. La señora María Grubbe

 

Luna Llena

Esta luna que se afirma con sus pupilas de un universo infinito.  La buena vida es fluir suavemente y en un espiral ascendente por la comprensión. 🙂

Luna LLena