Reflexiones desde un rincón del Himalaya

Como decía en el anterior post, he dejado a un lado un montón de hojas en las que escribí las crónicas de este nuevo viaje a India. Después de estar algún tiempo en Rishikesh, la ciudad del yoga de India y que en lo particular, además de ser como toda India, una ciudad bella y llena de color, no marcó nada significativamente profundo en mí, por lo que me fui a mi destino, Dharamsala, sin embargo creo que todo lo que yo pueda escribir respectos a las aventuras y peripecias que pasamos cuando se viaja no como turista sino que adentrándote en la cultura de un país, posiblemente ya lo han escrito otros, por lo tanto me remitiré sólo a dos aspectos de singular importancia que llamaron poderosamente mi atención y que de alguna manera han modificado levemente mi futuro, o lo que crearé para él. Tengo la convicción que las Sigue leyendo

Anuncios

Desvaríos

Hay tanto que decir,  tanto que escribir… y se me acaban las palabras.

Hay tanto que recordar, y la memoria se me quedó en otra vida.

Hay tanto que hacer, sólo espero que no se me acabe el tiempo ya que

 hay días en que quedo ciega.