Reflexiones desde un rincón del Himalaya

Como decía en el anterior post, he dejado a un lado un montón de hojas en las que escribí las crónicas de este nuevo viaje a India. Después de estar algún tiempo en Rishikesh, la ciudad del yoga de India y que en lo particular, además de ser como toda India, una ciudad bella y llena de color, no marcó nada significativamente profundo en mí, por lo que me fui a mi destino, Dharamsala, sin embargo creo que todo lo que yo pueda escribir respectos a las aventuras y peripecias que pasamos cuando se viaja no como turista sino que adentrándote en la cultura de un país, posiblemente ya lo han escrito otros, por lo tanto me remitiré sólo a dos aspectos de singular importancia que llamaron poderosamente mi atención y que de alguna manera han modificado levemente mi futuro, o lo que crearé para él. Tengo la convicción que las Sigue leyendo

El perfume

opio aceite.

Solía comprarme o pedir que me regalaran perfumes, ¿cuáles?, variaban, dependiendo de la época, los procesos en que estaba, la ocasión. Fueron muchos, nunca florales, siempre amaderados.

Hace muchísimos años, en un viaje a Dubai me compré un pequeño frasco que decía “Opium”, me encantó, vidrio transparente, tapa negra y casi del mismo tamaño del frasco, unas pequeñas líneas doradas. Lo cuidé y mimé hasta que lamentablemente se acabó,  nunca pude encontrarlo  nuevamente, no ese.

El año pasado en India me llamó la atención las tantas tiendas; pequeñas y grandes, antiguas, modernas, atiborradas y sobrias, había para todos los gustos. Vendían aceites, perfumes, inciensos, todo aquello que deleitara el olfato. Pensé que tal vez era el momento preciso  para retomar mi búsqueda. Pregunté en cada ciudad que pasaba y por cada pequeña tienda de aceites o perfumes que se cruzaba en mi camino;  “tiene perfume o aceite esencial de opio?”.  Olí muchas variedades, abrían frascos pequeños, medianos, viejos y brillantes, pero ninguno de los aromas que volaban por el aire me tocaba el corazón, bueno, hasta que uno lo hizo.

Era una pequeña tienda casi escondida en un viejo callejón de Udaipur. La gente pululaba en un caos continuo, como en apariencia es India, los olores de los carros y tiendas de comidas trataban de tragarse todos los otros aromas que salían Sigue leyendo

Mientras sigo mi viaje

En este momento estoy en Cambodia, cansada, transpirada como un mono. Tratando de conectarme de mandar algunos correos.  De mi querido blog, de ustedes mis amigos.

En esta ciudad, Siem Reap, ha habido de todo. A ratos totalmente dispersa y otros, en un maravilloso silencio, observo. Lo observo todo y todo me admira y sobrecoge.  El templo de Angkor es …., como describir algo así, sobrecogedor, sí, sobrecogedor cuando logras encontrar un espacio para sentirlo y ser en él. Los turistas son miles, asfixian. Pero aparte de ellos, es imponentemente, grandioso.

Si puedo, si el internet que dispongo en este momento me lo permite, subiré parte de las crónicas de este viaje, son largas, así que veamos si tienen un rato de oscio para leerlas, sino, ya les contaré m[as abreviadamente.

Namaste desde Cambodia, Siem Reap. angkor

 

Personas y personas únicas

Hay personas, y personas únicas.

En cuál grupo estás tú?

Vamos por la senda de ser únicos en un mundo asombroso, pero lo olvidamos. Nosotros lo somos,  la humanidad entera lo es. Nosotros somos ella. Este maravilloso planeta nos lo recuerda día a día, sólo debemos verlo, sentir sin pensar, sentir simplemente con el corazón.

Han pasado días en que estuve sumergida en el mundo, con los papeles alborotados, las ideas incendiándose, y el tiempo corriendo como un avestruz por mis pies. Pero ahora ya está todo resuelto, ahora he vuelto a abrir los ojos Sigue leyendo

Reteniendo los momentos. Reflexiones.

Procurando no olvidar…

No puede más que adorarles.

No puede más que adorarles.

Esta semana he tratado de retener. Retener de alguna manera todo aquello que tocó  mi corazón, no mi mente, sino  lo tan bueno que me ha pasado, y por supuesto todo aquello que ha provocado dolor, que gracias a Dios, no han caído lagrimas más que de alegría este último tiempo.

Debo confesar, que estos meses sólo han acontecido cosas buenas en mi vida. Un redescubrirme absolutamente en tantas, tantas instancias. Siento que cada vez hay más…, ¿armonía?, ¿comprensión? Aceptación de todo tal cual es y eso, es !perfecto!.

Pensando en mi viaje a Perú, y preparando un pequeño paquete que enviaré a mis hermosos niños, rememoré tantas sensaciones. Aromas, sonidos, tanto mirar, caminar, pero por sobre todo, sentir con el corazón. Sigue leyendo

AMAZONAS

CRONICAS DE UN VIAJE QUE ME PARTIÓ EN DOS

amazonas-0941

EL AMAZONAS

Hoy Manaos lució distinto, después de abrazarnos a una lluvia fatigosa que nos mojó hasta la sombra el día de ayer, todo parecía perfecto. Nos pasó a recoger Antonio, nuestro guía y su esposa Ivonni, una mujer hermosa, piel color canela, ojos vivos y una sonrisa que abría el mundo. Antonio, bueno él es todo un personaje, de rasgos nativos, también atractivo y dulce, eficiente, simpático, experto en su trabajo, hablaba 3 idiomas, en resumen un agrado de hombre y un excelente guía turístico.  Llegaron antes de la hora acordada pero apenas los vi sonreí, ellos eran el primer paso real a nuestro encuentro con el Amazona. 

Después de cruzar Manaos en unos pocos minutos, llegamos al mercado de las bananas, antesala del puerto, un hombre le tiraba a otro, racimos de pequeños plátanos, éste los recibía con maestría e iba formando verdaderos castillos, todo en perfecta armonía y equilibrio. Más allá el “mercado di pesci” , con cientos de puestos donde que exponían la más rica variedad de pescados. Unos metros más allá, el puerto, como suele suceder en todos los puertos del mundo, los olores eran intensos, los rasgos de la gente amistosos, muchos barcos de todos los tamaños y fines, el nuestro nos sonrió a la distancia, era perfecto, no muy grande, tampoco pequeño, de dos pisos, en el primero estaba la cocina, los camarotes, uno de ellos el nuestro, el comedor, cocina y la pequeña cabina del capitán. Segundo piso, terraza, donde se colgaban hamacas para los que no querían dormir en las cabinas, buenas para pasar la tarde y tal vez para los más jóvenes dormir durante las noches.

Al llegar al barco nos presentaron a Collin y Dale, dos jóvenes “Gringos”, (al terminar el viaje me dio una tristezas de esas extrañas, de esas tristezas que te aprietan un poco el corazón por tener que separarte de alguien con quién compartiste algo realmente especial), luego a nuestro capitán, un ayudante (bajiño) y la Sra. Antonia, cocinera del barco, ella se encargaría de prepararnos unas exquisiteces, que dicho sea de paso terminamos todos con un par de Sigue leyendo

Nepal

Creo que hay personas hechas para pasar por la vida, otras para vivirla y otras para ser en ella.

pao.jpg

Esta es mi sobrina,  cumplió 21 años en Diciembre, es mi niña, mi mujercita ( yo sólo tengo dos hijos hombres). Tal vez a veces no lo demuestre lo suficiente pero, me siento orgullosa de como es y cómo presiento que será en toda su inmensa humanidad. (por supuesto si logra canalizar como todos los seres humanos su emocionalidad y alinear sus cuerpos, pero para eso está la vida, para enseñarnos)

Estudiante de Odontología. A mediados de años les informó a sus padres que había tomado la decisión de ir durante el verano (enero y febrero en Chile) a Nepal, como comprenderán, mi hermana y cuñado casi les dio un infarto, pero la vieron tan resuelta que finalmente la apoyaron. Es difícil creer que una adolescente que esta dotada de mucha belleza, inteligencia, con una muy buena situación económica opte por ir a un país de tanta Sigue leyendo