Cuando soy inmensamente felíz


 

 

Hoy me di cuenta, que cuando logro salirme del mundo sin que nadie me demande, cuando logro arrancarme al silencio que se esconde tras el bullicio incesante de los días y me ahondo en toda mi humanidad, cuando me encuentro con todo mi extraordinario “yo”, llegan a mí estados de felicidad que me empapan y dejan todo en una mansa quietud.

Ocurrió hoy; no quise ir a almorzar, quería caminar y respirar el día, sentir el suelo trenzándose emocionado bajo mis pies, escuchar el sonido del agua mientras corre apurado en el pequeño arrollo tras los árboles, y así lo hice, el día estaba luminoso y cálido aún estando en otoño, los árboles me miraban amistosos dando respingos de alegría, las hojas se abrían ante mí con todo su colorido, tornándose vivas y femeninas, el pasto se onduló deseoso de la tierra y yo, yo caminé como una musa imaginaria de algún poeta en un auto-impuesto destierro. Y fui feliz, por esos minutos fui inmensamente feliz ante la naturaleza toda que se abrió generosa para mí, ante el silencio del mundo, ante la quietud de mi pensamiento.

Anuncios

3 pensamientos en “Cuando soy inmensamente felíz

  1. Estos ejercicios de alejarse del “mundanal ruido”, de acercase a uno mismo y entregarse a la naturaleza viva, es como limpiarse plenamente de oscuridad y sonreír un poco, yo estoy convencido de que el solo hecho de contemplar el mar o ver el color intenso de las rosas del parque, de sentir el aroma del pasto verde es la mejor forma de curar la tristeza.

    Chinasklauzz

  2. Todas las palabras están escritas con tanta emoción, que no se puede evitar el contagio.
    Yo he puesto en práctica eso de no pensar en nada, poner la mente en blanco y sólo disfrutar del oír lo que hay dentro de mi; las pocas veces que lo he hecho, he quedado satisfecha.
    Y sí.. se siente diferente, tan lleno de paz y felicidad.
    Me retiro, pero no sin antes desearle toda la paz y el amor del mundo.
    Un cordial saludo.

  3. Estimado (a) Zen, que bueno que logras sentir eso, yo trato en cada instante de mi vida, no siempre lo consigo, a veces, soy irritable y antipàtica, y otras…, inmensamente feliz solo con las simplezas de las cuales esta llena la vida. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s