Entradas de Patricia Gomez Silva

MASIA AL ANDREVA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estando en España ya un tiempo, y a pesar de que vivimos en una montaña, tal vez tratando de buscar lo más parecido a Laguna Verde, ya saben, ese paraíso al que tanto amo, donde los bosques y el mar silban sin ninguno apagar la armonía del otro, decidí arrancarme aún más alto. Llegó a mis manos la oportunidad de tomar un taller de cocina (mi pasión, no mi misión) en una masia, y he quedado asombrada. Sí, creo que es un buen término para expresar lo que he vivido. Asombro es cuando llega a ti algo inesperado, en este caso, bellamente inesperado.

Después de caminar una hora y media con mucho sol y todo en subida, (había que dejar los autos al pie de la montaña),  comprenderán como llegué, sí, echa un harapo, roja, apenas respirando pero viva, no muy digna pero viva.  Cuando llegué me sorprendió la “casa”, en Sigue leyendo

El tiempo no existe

tiempo jpgUna de los parámetros más difíciles de asimilar es que “el tiempo no existe”, cómo podemos comprender que no existe si los acontecimientos dicen lo contrario. Tal vez esto sea una buena ayuda. Comprender que la consciencia pura crea la ilusión del tiempo.

El tiempo (t) = 0 es la Conciencia Pura (*)
(Fuente:  Advaitainfo.com)
por Jayant Kapatker Science and Non-duality

Para interpretar y comprender correctamente la ciencia, es importante entender lo que queremos decir con t (tiempo) = 0. Por lo tanto, podemos decir que t = 0 significa que no es el pasado, ni el futuro, sino el presente. Esto significa que es “ahora”. Cualquiera t = 0+ o t = 0- no es “ahora” sino que es el futuro o el pasado. Incluso un nanosegundo más o menos de t = 0 no es “ahora”; sería pasado o futuro. Para tu información, basada en la constante de Plank, la unidad de tiempo más pequeña posible es t = 10-44. Incluso el transcurso de esta unidad de tiempo extremadamente pequeña significaría que el evento no es “ahora”, sino el pasado o el futuro.

Así que, ¿dónde es el t = 0 para el universo? La ciencia nos dice que el Big Bang es el t = 0 para el universo. No creo que esto sea correcto. El Big Bang ocurrió hace 13,7 mil millones de años, lo que significa que para el Big Bang el t = -13,7 mil millones años. Sólo la posición Sigue leyendo

Sintonía

Cuando el mundo entra en sintonía, todo se alinea.

Cuando este pedazo de universo en que el ser humano habita se alinea, todo cobra sentido. Esa inmensa cantidad de ingredientes que al juntarse forman la aparente materia; nosotros, la tierra, animales, árboles y más, la vida explota. Se abre y reinventa una y otra vez sólo para existir, todo en absoluto orden, en una lógica secuencia de acontecimientos que vamos moviendo con el SÓLO impulso del comienzo.

sintonia

Nuestra humanidad late y reinventa con cada risa, lágrima y cada emoción que impregnamos a los eventos que atraemos en cada nuevo instante. Cuando se es compasivo, cuando aquietamos la mente, cuando nos expandimos a través del gozo en el  suave vaivén de los árboles, en el vuelo del ave, en la mirada del indefenso, en la del bueno. En la caricia de quien la necesita, en el abrazo. En lo simple más que lo complejo. La vida se recrea en una maravillosa sincronía que no deja de asombrarme. No hay alineamiento cuando nos llenamos de palabras, cuando se deja el silencio morir en la espera, no hay un alinear…

Por ello, a los que estamos en este incesante camino del asombro ante lo nuevo, ante el despertar a eso que sentimos q  late con fuerza en nuestro interior cual si fuera en último átomo que contiene la semilla de todo lo creado, sólo dejemos que se manifieste y explote en nosotros. Cuando encontramos el propósito de nuestra existencia, cuando lo encontramos, todo se alinea.

Trabajemos en dejar una estela brillante en cada paso que damos, quién sabe si sirva para que otros encuentren su huella, su propósito? A ratos la humanidad o gran parte de ella se siente perdida y para no pensar en ello, se hunde en la forma, el ruido y lo aparente, se abriga en el alboroto mental hasta dormirse un día más, un instante más, así…, así se sobrevive.

Por eso en este día qué mejor que partir de cero. Tomar un papel, escribir, garabatear o dibujar lo que salga, caminar para que se alineé el universo y nos muestre por fin su propia estela. A olvidar los dolores, ya pasaron, a no desear nada, no sabemos si aquello siquiera llegue a existir, por lo tanto, ¿para qué desperdiciar este único momento?.

Solo hay que despertar de la ilusión de ser uno y recordar que somos parte de un todo. Incluso los que ya no están a nuestro lado, ellos siguen existiendo, latiendo, ¿eligiendo tal vez volver…?

Cuando el mundo entra en sintonía, todo se alinea. Incluso nosotros…

Cocina y existir en lo que se come

(La música es para acompañarnos)

Han pasado más de dos mes que ya estoy de regreso en Chile, pero no es cualquier regreso, volví a la vida que recién había comenzado cuando me fui, lejos de todo, tan lejos. Lejos del mundo, la gente, mi gente, un trabajo y planes. Ahora sólo vivo en un presente tan extenso que a ratos pareciera fuera a desaparecer en él.

Laguna Verde es, por ahora, mi pequeño paraíso. La vista se extiende verde, infinitamente verde y tan viva. Cuando todo está en ese silencio que amo, todo habla y cuando no lo escucho es simple, me he perdido nuevamente en la forma que el ser humano crea, la que creamos para poder existir. Me pierdo en ese ruido lleno de imágenes q sin darte cuenta te tragan, luego y tal como se fue, vuelves a salir a flote de y resurjes a lo real, como todo el en el universo. Como el fractal de una flor, como el del sonido. Siguiendo esa energía matríz.

Sin embargo hoy dejaré el silencio para hablar de algo aparentemente banal, lujurioso y pervertidamente gozoso; la comida.

Amo experimentar los sabores, aromas, los olores que despiertan sensaciones en mí.

En Chile y en la mayoría de los paises en los que he vivido o visitado, tomo talleres, cursos o prácticas. Lo que encuentre, la cosa es aprender más, conocer más aromas, experimentar nuevas texturas y sabores.  Me gusta comer, tuve restaurantes y una empresa de alimentación hace algunos años, después, una cafetería de esas que sólo haces cosas ricas y poco, sólo para algunos. Como verán, la comida ha estado presente en mi vida. La relaciono con el amor, el compartir, el dar algo de ti a los que amas.

Durante gran parte de mi vida adulta viví en Pirque, zona semi rural y a orillas de Santiago. Los inviernos eran muy helados, tanto que se congelaban las cañerías o la escarcha parecía nieve, los arboles estaban desnudos de hojas, al menos muchos de ellos y todo era más triste tal vez por el fío, sí, demasiado frío por lo tanto, había que inyectar calor con urgencia. Para ello estaba la cocina, era enorme, sí, la pedí grande y espaciosa, es un lugar importante en una casa. Los domingos, todos pululaban como abejas en una colmena, sólo que ahí no trabajabann, simplemente disfrutábamos existir juntos. Yo cocinaba, mis hijos jugueteaban, pintaban o estudiaban y el calor del hogar se extendía como el vapor de una olla con algún guiso aromático.

De eso hace mucho tiempo ya, pero las ganas de sentir el placer de la comida volvieron. Ahora, al estar con más tiempo, en realidad todo el tiempo que deseo, cocino. Sí, hago infinidad de cosas y dentro de ellas he descubierto que una de las cosas que más placer me causa es hacer pan, y cocinar guisos exóticos, como los aprendidos en India o Turquia o Marruecos, con muchos aromas, con algo que despierte sensaciones. Pero volviendo al pan es una sensación única, comer un pan que recién has sacado del horno y te tomó casi un día hacer (con los tiempos de leudado) es magnífica. Romper esa cascara crujiente que está impregnada con la energía de tus manos y luego soltar en ella un trozo de mantequilla con merquen, o tahini es una sensación única. Ese pan no pasó por otras manos y otra energía más que la tuya. Tus pensamientos se fueron ahí, tu intención, el amor que pusiste en él.

Cuando logras mantener la vida y el propósito de las verduras en lo que cocinas es magnifico. Cortar una hierba con reverencia, pidiéndole permiso para que se una a ti, es único…

Sí, sé que tal vez les cuesta imaginar que siendo vegetariano se logre todo ello, pero es posible. Se los aseguro. Encontrar el alma de las cosas es hacerlas tuya o parte de tu propia alma.

Cuando cocino necesito tiempo y ojala soledad, como cuando escribo, necesito abrir el camino entre lo que cocino y mi esencia, para poder escuchar la voz de lo que estoy preparando, cuando tengo prisa, cuando cocino con tensión, nada resulta como debe, cuando cocino por el placer de hacerlo, todo fluye. Lo que me afirma que también así deberían ser los días, sin tiempo ni prisas, sin tensión, solo estar en ellos como si fueras un brote de alguna flor que está descubriendo la vida en cada círculo que da mientras crece queriendo alcanzar el cielo.

Por todo ello, bon appetit amigos. Hoy mi brindis y el vapor lleno de intensos aromas que sale de mi plato, es con ustedes. El postre; higos bañados con miel de mandarinas y canela.

Canta, vibra…, sintonízate!

La vibración, el sonido y estar en lo que nos hace feliz, hace de nuestra vida un real camino de evolución.

Sonido Sanador

¡Canta, vibra… sintonízate!

Al final de la década de los años sesenta, la mayor parte de los monjes de un monasterio benedictino en el sur de Francia desarrollaron una rara enfermedad que carecía de diagnóstico. Si explicación aparente se sentían cansados, e incapacitados para realizar sus tareas cotidianas.foto 1 Ningún médico de los consultados pudo dar una explicación sobre cuál podría ser la causa de esa epidemia de fatiga. Incluso el cambio de dieta por una no vegetariana no hizo sino agravar los síntomas.

El médico francés Alfred Tomatis, reconocido por revolucionaria investigación en el área de la audición y el sonido, fue invitado a visitar el monasterio para ver de encontrar la causa de tal misteriosa enfermedad. Comprobó que sesenta de los noventa monjes estaban “tirados como trapos en sus celdas” según sus propias anotaciones. Tras examinarlos y saber sus historias, descubrió lo que en su opinión podría ser la…

Ver la entrada original 424 palabras más

Reflexiones desde un rincón del Himalaya

Como decía en el anterior post, he dejado a un lado un montón de hojas en las que escribí las crónicas de este nuevo viaje a India. Después de estar algún tiempo en Rishikesh, la ciudad del yoga de India y que en lo particular, además de ser como toda India, una ciudad bella y llena de color, no marcó nada significativamente profundo en mí, por lo que me fui a mi destino, Dharamsala, sin embargo creo que todo lo que yo pueda escribir respectos a las aventuras y peripecias que pasamos cuando se viaja no como turista sino que adentrándote en la cultura de un país, posiblemente ya lo han escrito otros, por lo tanto me remitiré sólo a dos aspectos de singular importancia que llamaron poderosamente mi atención y que de alguna manera han modificado levemente mi futuro, o lo que crearé para él. Tengo la convicción que las Sigue leyendo

Ahondando India

Recién llevo unas semanas en India y ¡cómo he desandado estos caminos!. Los he desandando internamente, tanto que reescribo mi historia cada día en una página en blanco.

Tenía escritas varias hojas referente a las crónicas de este viaje, no las he podido subir antes porque sencillamente la señal en los lugares que me encuentro es mínima. Sin embargo creo que ha sido por alguna razón, siempre hay una y creo que mis crónicas no tienen ninguna importancia, al menos en este blog, que siempre ha querido tener un propósito más allá de lo aparente.

Creo que hay algo mucho más importante qué decir, estoy buscando las palabras. Amarrando las ideas, y mientras eso ocurre, hay tormentas en estas montañas que me llenan de una energía nueva. Rasguñar el cielo con la palma de una mano y abrigar el dolor de tantos con la otra, eso sería perfecto.

DSC_9335

Sigue leyendo