Siguiendo con el SOLTAR


Complementando el post “El poder del soltar”, seguimos conversando.

Cecec pregunta: “Suena muy bonito, Patricia, pero ¿cómo se hace, cómo se suelta uno de todo lo que lleva a cuesta? ¿Hay alguna técnica para hacerlo? Me imagino soltándome del tabaco, del alcohol, de la droga, del sexo, de la religión, de las fiestas, del trabajo…¿qué me queda? Me faltan muchas cosas, familia, casa, coche, dinero…..Puedo hacer todo esto, pero, ¿y si me equivoco, y si dejo a mi esposo/a y vivo amargado el resto de mi vida? ¿Y si doy todo el dinero a los pobres y luego me muero de hambre en un rincón, solo y sin la compañía de mis seres queridos?
¿No sería mejor disfrutar de todo esto que la naturaleza nos ha brindado generosamente, pero sabiendo controlarlo, sin hacernos adictos a ello, gozando de las cosas en vez de ser esclavos de ellas? Si todo es mente, ¿no es lógico pensar que el problema es mental? ¿Podemos disfrutar de lo material con una mente libre?
¿Usted ha conseguido soltarse?
Gracias por el artículo.”

Respondo: Estimado Cecec. Primero que todo pido disculpas por no haber sido lo suficientemente clara en la exposición de mis ideas en el anterior artículo.

Antes de comenzar te pregunto, ¿tiene importancia para ti el que yo haya conseguido soltarme?. Piensa en eso. De esa respuesta comprenderás varias cosas. Podrías en un impulso decirme, No, me importa un bledo si lo has logrado o no, pero también podrías decirme SI me interesa saber. (Si respondes esto último me gustaría saber por qué deseas saberlo, es importante)

 Por supuesto que no me he soltado, me tomará toda la vida, pero he dado el primer paso. El comprender que si no lo hago no podré jamás llegar más arriba, más profundo, más adentro. ¿De qué?, de TODO y TODO es consciencia. Nosotros lo somos, una consciencia en eterna expansión y experimentándose sin fin. Pero eso es lo global, hay tanto más. Me preguntas cómo se hace. Te respondo, cómo es el aire?, antes de investigar qué es el aire, debes primero saber que existe y para ello debes sentirlo. Pero sí se puede.

 Ahora, volviendo al anterior post,  me explico. Cuando me refiero al soltar, no digo al no usar. La mayoría de las cosas que mencionas son tocables (tocan el cuerpo o los sentidos) por lo tanto las puedes usar y tener en la medida que TÚ decidas hacerlo, no que ellas te usen y hagan abuso de ti.  Ser capaz de que no te hagan prisionero de su forma y energía.

Cuando decidimos hacer uso del alcohol, del tabaco, la droga, el sexo (me imagino que te refieres a un sexo vanal y no consciente), recibirás la consecuencia de aquello. Si tomas alcohol, te embriagas, si te drogas, separas el YO de tu cuerpo por el tiempo que esa droga ejerza esa fuerza en ti, si tienes sexo sin medida o sin una mayor justificación que el sentir placer, te perderás en ese placer y no lograrás los maravillosos beneficios que te otorgará un sexo o una relación sexual con la persona que ames o lo ocupes para despertar aún más esa consciencia y eso es otro tema que también da para largo. Hablaremos de ello pronto.

 Cuando hablo del soltar, me refiero a dejar de ser prisionero, dejar de enfrentarnos y oponer constante resistencia a “aquello”, cualquiera sea, lo que te amarre, y te impida SER.

 Tampoco te diría que fueras el observador o lo observado cómo se habla en tantas corrientes espiritualistas, porque ya con eso estas poniendo algún tipo de forma, hay que simplemente estar vacío para SER  en todo. Si te fijas bien, no digo que no uses algo, si sientes que debes o quieres, (es ahí donde se impone el libre albedrío en cada ser humano), puedes hacer lo que se te antoje, sin embargo, tendrás el efecto de lo que ese acto  te entregue, además de definir el “acceso” a ese próximo nivel de comprensión. A esa próxima cantidad de consciencia despierta que se mueve o moverá  en ti o en cada ser humano libre. Cabe señalar que en los tiempos en que está la humanidad, ya no podemos decir que todos somos libres. Lamentablemente existe un grupo de seres humanos con consciencia, de hecho todo la tiene, que está detenido y así permanecerá por algún tiempo, (pero eso es para otro tema). Los que sí están en un proceso de preguntarse, de necesitar “avanzar” un peldaño más, su punto de partida o encendido, ya hizo el necesario click para comenzar el proceso  expansión de sus porcentaje de “LUZ”, “Conciencia” o como quieras llamarlo.

Haremos un ejercicio y para ello les pido que imaginen lo siguiente.

Imaginemos un cuerpo humano. Ahora imaginemos que ese cuerpo tiene unos filamentos a través de todo él. Imaginemos también que esos pequeños filamentos tienen varios puntos de conexión pero el principal lo  imaginaremos en el corazón, ¿por qué ahí?, da lo mismo eso ahora ya que lo hablaremos en otro momento. Ahora supongamos que estos filamentos están apagados salvo una pequeña chispa que brilla en un punto central…, pero de pronto, algo hace click por alguna razón y otro punto se enciende!. Con ello,  una energía comienza lentamente a correr y a su vez, encender los otros filamentos que estaban apagados y así comienza esta magnifica sinfonía a crear la música del despertar o el de realizarse en la consciencia.

Los que ya están encendidos, comienzan una carrera de “expansión” y siguen conectándose y encendiendo a  otros que estaban apagados. Después de un tiempo o tal vez de un instante de luminosidad, los que están encendidos comienzan a unirse con otros que están, más arriba, más adentro, más profundo.  Incluso, fuera del cuerpo, incluso fuera de este sistema, fuera de la galaxia, y más aún, fuera de este universo y de los otros, y aún más allá. Cuando eso sucede, no estas observando ni eres lo observado. Tampoco sientes amor, ni alegría,  no sientes nada, porque ya eres TODO. Sólo ERES maravillosamente en TODO. Sin ideas, sin pensamientos, sin resistencia, sin deseo, sin apego.

Si no soltamos las creencias, si no soltamos los pensamientos, los deseos, la necesidad ..(cualquiera sea lo deseado), ¿crees tú que esos “filamentos” podrán expandirse?, no, porque cualquiera sea lo que pongamos como obstáculo, impedirá el movimiento. La expansión, impedirá que puedas SER en esa totalidad. Un río no puede llegar al oceano si le vas poniendo represas, sólo desviarás su cauce por otras tierras, pero nunca a su destino final. El océano.

Para concluir  diré. No se debe dejar de trabajar, no se debe dejar de vivir, sólo se debe hacer todo conscientemente y estando en el estado que te permita saber que TÚ no eres el que trabaja, el que toma alcohol, el que maneja el coche, etc. Ese es el medio por el cual tu consciencia experimenta lo que tú lo entregas, y estoy segura que  de esa forma se obtendrá  ese sólo resultado. Experienciar lo terrenal de la forma.

Anuncios

9 pensamientos en “Siguiendo con el SOLTAR

  1. Gracias, Patricia, por contestar tan rápidamente.
    Claro que sí tiene importancia todo lo que he preguntado, de lo contrario no lo hubiese hecho y las respuestas me han satisfecho las dudas que tenía.
    Un abrazo.

  2. José. Gracias por regalarnos tu nombre.
    El que tenga importancia la respuesta me hace seguir esta conversación, y entenderás después.
    Tú crees que todo esto está creado, en parte yo también. Pero así mismo, una parte no lo está. Si no, no podríamos tener esta conversación.
    Trataré de explicarme dentro de lo que pueda por acá. Partamos de la base que fuimos creados, pero también que debemos tener una parte de esa consciencia, luz, porcentaje lumínico, o como queramos llamarlo, podría ser un dos por ciento, o mas o tal vez incluso menos, no tiene importa. Lo que importa es que existe de otra forma no podríamos producir el alimento que “ellos” necesitan. Y si existe puede expandirse. Sigamos, fuimos creados y los que nos crearon se alimentan de nuestras emociones, por eso vivimos siendo estimulados para que produzcamos emociones, hasta ahí estamos más o menos de acuerdo verdad?, Bien, vayamos un poco más adentro, o más arriba, o tal vez más alto y miremos. Sin la esclavitud en el cuello. Miremos. Qué hay?, otros, los que nos crearon. Bien, ¿qué tienen?… lo mismo pero en mayor cantidad, me refiero a consciencia experimentándose en ellos y en cada uno de sus actos. Hay aquellos que por ahora llamaremos negros, grises, o cualquier cosa que nos sea fácil identificar con oscuro. Pero estaremos de acuerdo que también deben existir los otros, los más “claros”. Donde hay movimiento, siempre existe más de una corriente.
    Sigamos. Somos esclavos, nada es real. Será sólo la muerte la que nos haga salir?, no lo creo, sería un desperdicio. Piensa en ello sin sentimiento. Sé en esa poca cantidad de “luz” de la que estamos provistos. ¿Te das cuenta de lo que puedes llegar a comprender al salirte de la ilusión, del sueño en el que duerme la humanidad. Te logras dar cuenta?.
    Se nos permite, o mejor dicho, podemos llegar a “ver” la VERDAD. Sólo hay que salirse de lo que nos tiene atrapados. Pero no times ninguna verdad de la que te entregan como absoluta, eso no existe, ella es en delgadas líneas a las que tenemos acceso si buscamos. Lo importante es que están, y cuando entramos en una de ellas desandamos el camino y el tiempo desaparece, quedando ahí, reales e íntegros ante la línea de tiempo en que nos ponen. Nada es absoluto, ni siquiera el sueño de lo soñado.
    Si aprendes a salirte del punto en que estas prisionero de tu espacio tiempo, puedes verlo todo y ya nadie te pueden tocar, te escapas de ese grupo de la humanidad al que me refería en el post que nos convoca, y comienzas a moverte en una línea en la que dejas de soñar. No des por sentado nada porque nada es tan exacto. Es difícil hablar abiertamente pero espero puedas comprender. No hay un absoluto. La “realidad” la vamos armando en la medida que los filamentos van extendiéndose para formar esa malla llamada consciencia.
    Por último, piensa. Grandes mentes nos han dado pistas, pero si te detienes y observas sus palabras o ideas, todos tienen una parte de esa verdad, ¿por qué?, por qué no hay uno que la tenga toda. Simple. Porque cada uno estaba en un punto distinto de la línea que marca nuestro tiempo imaginario y podía ver una realidad distinta.
    No importa con que nos bombardeen, no importa que nos hagan creer, sentir, podemos salir, podemos expandirnos para alcanzar la libertad. Para llegar a SER en lugar de sólo dar.

    (debe interesarte si yo me he soltado,como me preguntaste, porque si lo he hecho, mi “expansión” liberará tu esclavitud. Notese que hablo en terminos generales y no de ti. La oscuridad se acaba con la luz y la luz no puede dejar de existir incluso en el aparente vacio, la muerte no te dará libertad, sólo una vuelta más,la verdadera libertad te la darás cuando dejes de pensar para SER)
    Un abrazo.

    • Estimada Patricia, nuevamente agradecerte la aclaración.
      Yo soy un ignorante que ha leído mucho, pero al final de mis días he llegado a la conclusión de que por mucho que aprendamos no podemos comprender ni una micra de este Universo. Siempre he buscado una solución científica a todos los problemas, tanto físicos como mentales, pero me he dado cuenta que la ciencia no explica nada, va descubriendo lo que le dejan descubrir, pero eso es también una ínfima parte del conocimiento. Cuando un paradigma se hace obsoleto, se cambia por otro, que a su vez es cambiado con el tiempo y los nuevos descubrimientos, con lo que siempre estará dando tumbos y recorriendo en espiral para no llegar nunca.
      Entiendo lo que me quieres transmitir y te lo agradezco de verdad. La oscuridad no existe, es la ausencia de luz, por lo tanto, habrá que actuar de acuerdo con la cantidad de luz que queramos manejar, es como si fuésemos una linterna que tiene un regulador para dar más o meno intensidad. Así podemos encontrar seres con más luz y otros con muy poca, pero el problema es que la linterna tiene un tope y cuando la ruedecita llega al máximo ya no da más luz, para aumentar la capacidad lumínica sería necesario una batería más potente y una bombilla de más vatios. ¿En que tienda se adquieren estos elementos que necesitamos para brillar más?
      He utilizado esta metáfora, que se me acaba de ocurrir, para intentar comprender tu teoría, pero me temo que no es tan fácil su adquisición porque está prohibida su venta, la única posibilidad de conseguirlo es en el mercado negro, que paradójicamente toma el nombre de lo que queremos huir, la oscuridad. Este mercado negro es al que no quieren que accedamos, porque si conseguimos estas piezas que necesitamos y logramos aumentar nuestra luz y por ende nuestro conocimiento, podemos descubrirlos, a ellos, y eso no está en el Plan.
      Por eso digo que la muerte es el único camino para que nos dejen conocer, porque en ese estado no somos un peligro.
      Podemos matizar todo esto.
      Un abrazo.

      • Es verdad josé, sólo podemos ver, como dices tú, una micra, a eso me refiero en los pequeños y delgados senderos en los que cada ser humano percibe la realidad. Sólo agregar, que te aseguro que hay esperanza. Hay más, Mucho más… creeme. El arcoíris tiene todos los colores, no sólo grises. Sin duda te puedo decir que el camino deja de serlo cuando te sales de él.

        Un fuerte abrazo de mi alma a tu alma. (sabes donde mora el alma?), pero bueno. Mucha luz para ti. 🙂

  3. Para mi, la muerte no es un cadáver, no es la descomposición del cuerpo físico que utilizamos para existir en esta realidad, La muerte es un acto de unificación de toda la energía que se vuelve conciencia.
    Según yo lo veo, el alma no existe, lo único que existe es la energía, si le queremos llamar a esta energía alma, pues bueno, Esto es lo que quieren ellos, de esta forma se alimentan, pero tenemos una opción, la única forma de engañarlos es haciendo trampas.

    • “La muerte es un acto de unificación de toda la energía que se vuelve consciencia”. Así es, sin embargo no puedo meterme dentro de ti para que veas lo que yo he visto, y sí te digo. Que cuando logras por instantes unificarte con esa energía que no es otra cosa que la consciencia, comprendes que hay más y no es necesario “morir”. José, ha sido un agrado reflexionar contigo, siempre comprendo un poco más cuando comparto con personas que tienen la rara habilidad, sobre todo en estos tiempos. De preguntarse. No dejes de hacerlo.

      Un fuerte abrazo.

      • El placer ha sido mío, Patricia.
        Espero que en el futuro podamos conversar de cualquier otro tema.
        Un abrazo y hasta siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s