Despertar para ser libres. ¿Cuándo se despierta?


Un océano está hecho de millones de singulares gotas.

¿Qué es despertar? ¿Despertar de qué?

“Cada momento pasado y presente, está haciendo nuestro futuro”

Esa frase bailaba en mí como una hoja que se deja llevar en la copa de un árbol añoso por el viento, sin más pensamientos que el sentimiento de ser en lo pensado, en la idea que está ocupando en ese instante único mi mente.

Sí el tiempo no existe, como creo, ya que todo ocurre en una línea de eventos únicos, unidos y conectados entre sí marcando uno el desenlace o consecuencia del otro, ¿cómo puede ser que el pasado y el presente hagan nuestro futuro?. Y tiene lógica. Y sin embargo se mueve.

El futuro es el tiempo que nunca alcanzaremos, el pasado y el futuro se convierten en el presente ya que están intrínsecamente unidos, delicadamente unidos. Nos entregan el próximo segundo con cada acto, con cada minúsculo instante en que logramos “salirnos” de la malla que en torno y alrededor nuestro, de nuestra vida, de nuestra total existencia nos aprisiona creando una realidad de la que sólo unos pocos pueden salir, para mirar. Y sin embargo se mueve

El único problema que se me presenta es, ¿y por qué podemos ver el futuro?. Entonces, existió.

Los vaivenes del tiempo y los estados.

Una querida amiga me escribe reflexionando sobre los cambios, me dice algo parecido a esto, “cómo mis emociones cambian tanto últimamente, a ratos todo es claro y otros, me sumerjo en estepas en las que quedo ciega” . Y así es. Lamentablemente mientras no comprendamos de qué forma podremos “salirnos”, nada va a pasar. Sólo la confusión y el desaliento. Si no compremos nuestra real escencia y cómo expandirla, no podrá llegar la paz.

Hay días en que estas afuera, y miras y hueles la totalidad, esa que nos deja libres para poder desapegarnos de toda idea, de toda creencia (estas como dijo Jose Cemec, un amigo de este blog), “las creencias van cambiando según el momento de la historia en que estamos situados” y según los períodos en que la humanidad va creando su malla energética, la que los ayudará a salir o quedarse en ella. Estamos en uno de ellos.

Y es así, un día descubrimos que vivimos en la Matrix, el otro, que somos o fuimos creados por los reptilíanos o grises cualquiera sea la raza alienígena que esté de moda, o también, que vivimos en un holograma o, que la tierra lo es. O tal vez y lo más lógico es que hay un poco, un pequeñísimo poco de todas las anteriores. Pero sí hay algo que es inmutable. Que nada es lo que aparenta, en lo aparente está el sinsabor de la ilusión.

También observamos la invariable cantidad de teorías de cómo funciona el universo, y sus distintos orígenes. La teoría del caos, del big bang, o la teoría del universo estacionario o la otra, el oscilante. La teoría inflacionaria y en último caso y lo más aceptado por gran parte de esta humanidad dormida, la teoría “del reino de Dios”, donde todos somos parte de su reinado. Ahí se comulga que Él es casi humano. Sí, ¿o no se habían dado cuenta?, pero si es la premisa más creída por el gran porcentaje de nuestros hermanos humanos, incluso algunos muy inteligente y cultos. Por qué digo esto, !que blasfemia verdad!, no me lapiden antes de tiempo. Pensemos, ¿no le hemos dado a Dios rasgos humanos?, reflexionen conmigo. No se nos dice desde pequeño que Él nos ama muchísimo, por eso nos premia, castiga, siente piedad y desilusión cuando hacemos algo malo, que debemos pagar a la iglesia (cualquiera sea esta) para que él nos siga amando y ser así buenos hijos, que debemos rezar muchas aves marías, o convencer a nuestros hermanos yendo casa por casa de que Dios es nuestro salvador, sin esa creencia, estamos fritos. También se nos dice, (y esto es serio) “cuidado con la ira de Dios, ya que él nos castigará o premiará según nuestros actos”. ufff, que amenaza tan humanos. Me imagino a ese Dios castigando a quien roba, a quien miente, (me pregunto cuan ocupado debe estar). Como verán, tiene que tener sentimientos y emociones, sentir rabia y alegría, por lo tanto, sin duda, le falta muy poco para ser humano, el Dios de todo el universo, y de los otros, es casi humano…, me pregunto, ¿tendrá barba blanca?.

Pero no nos desilusionemos,  ya hablaremos del otro “Dios”, ese que no piensa porque ES en todo así como en cada ser y cosa de este y  todos los universos. Uno que se expande en nosotros y cada ser evolucionado que existe en este universo. Y también en los otros, los no tan buenos, él está en TODO.

Hay para cada tiempo y cada estado por el que pasa la humanidad y nosotros, sus amados seres humanos, tendencias, creencias y direcciones por las cuales dirigir nuestros pasos. Hay tiempo para saber dónde centrar nuestra atención y qué camino elegir.

Pero hay algo que sí tengo absoluta certeza, y es que soy más de lo que me hacen creer, que puedo salirme si comprendo que tengo la capacidad para hacerlo. ¿Se entiende?. Sólo basta saber que se puede y “mirar.” (Recomiendo mucho la película Cloud Atlas, la escena en que una de las “esclavas chinas toma consciencia de lo que es y de lo que todas ellas son), fantástica.

Cada una de las verdades o supuestos, mencionados anteriormente, tienen, créanlo o no, una parte de esa total verdad, en menor o mayor grado y por supuesto con ciertas variantes. Como en las grandes películas, “se han cambiado los nombres para mantener oculta la identidad de los autores”. Nuestra película, la que vivimos día a día, sin lugar a duda, ha roto taquilla.

¿Ahora pregunto. Seguiremos inconscientes o asomaremos la cabeza para mirar fuera de la caja a ver que hay realmente?. Sí, lo sé, es más cómodo quedarnos con las creencia de aquel que más nos hizo sentido, pero, ¿y si se equivoca? o ¿y si sólo le llegó una parte de esa verdad total?, ¿haremos esa parte nuestra total creencia?

Volviendo a los cambios emocionales por los cuales los seres humanos nos dejamos arrastrar, ES NORMAL. Debe ser así. ¡Si todo en el universo está en movimiento!, en una entropía maravillosa donde, tarde o temprano, se llega al origen. Todo está experimentándose una y otra vez, y nosotros o nuestra consciencia en él. Si esto no fuera así, nuestro entorno tampoco lo estaría, y ya no habrían dudas, viviríamos estática, clara e inmutablemente pero sin crecimiento, sin expansión y eso, no es posible. Todo está en un gigantesco y maravilloso movimiento, con todo lo que esto nos puede entregar de doloroso, bueno, maravilloso y sorprendente. Y sin embargo se mueve.

Todos estamos relacionados y unidos gracias a este extraordinario movimiento en que se desenlaza cada acto, cada situación, cada acontecimiento creador o aniquilador. Por lo tanto, dejemos que se vayan los días grises, donde todo es confuso y angustiante, donde nada tiene sentido. Dejemos ir ese horrible dolor de sentirse perdido espiritualmente y no saber para donde vamos, ese que nos aprieta el “alma”. Dejémoslo partir y guardemos como un tesoro esos días de claridad absoluta, como el que tuvo Buda donde se “iluminó” y pudo “ver” todo como realmente es. En la ausencia de todo, y en el equilibrio de la nada.

Quedémonos donde la verdadera realidad se abre ante nosotros y todo es claro y maravilloso, (aún cuando esa realidad pueda en apariencia no serlo, la grandeza está en que  la comprendemos, es lo que existe y saberlo nos hace únicos.) Ese conocimiento hace que nuestra energía-consciencia-luz-alma se expanda en nosotros y vayamos despertando. Después de comprender lo que realmente somos, y que no existe ya duda y nada nos toca, nada interfiere más que la propia claridad de la totalidad. Ese es el momento en que dejamos de ser esclavos, manipulados, dormidos. ¡Ese es el momento en que despertamos!, ¿de qué?, de la ilusión de sabernos libres para buscar la verdadera libertad.

Quedémonos con eso, escribámoslo, simbolicémoslo en algo que podamos evocar para luego, vaciarnos una vez más, mil veces más en ese maravilloso instante pletórico de luz donde todo ES y nosotros también. Sabremos que podremos o estamos dejando de ser esclavos para ser dueños de nuestra propia realidad,  nuestro propio futuro, uno que arrastrará a muchos otros por el sólo hecho de haberlo comprendido. No olvidemos que la mejor manera de entregar luz, es siéndola. La vela alumbra sin palabras, sin imágenes, sólo con su propia luz.

Anuncios

2 pensamientos en “Despertar para ser libres. ¿Cuándo se despierta?

  1. Buenos días… hay tanto de lo que has escrito que necesitaré leerlo con los 6 sentidos (5+1) para su perfecta comprensión. Un torrente de “ideas” de frases, de vivencias que a esta hora de la mañana de vigilia, pues no se que ha rondado toda esta noche que he sido incapaz de dormir,donde he sido incapaz de vivir el ahora, y como dice Tolle, “el cuerpo del dolor” el del pasado se ha adueñado de mi presente.
    dejo un enlace sobre las teorias de Garnier Malet del desdoblamiento del tiempo
    http://www.garnier-malet.com/introduccion_a_la_teoria_217.htm
    que tengáis todos un buen domingo

    namaste

    y gracias por toda tu labor , y empleando tus mismas palabras “La vela alumbra sin palabras, sin imágenes, sólo con su propia luz.” tu siempre iluminando

  2. Miguel ängel, gracias por el regalo que me has hecho, encaja con tantas ideas que siempre he tenido y ahora, en el instante en que me encuentro, todo es claro, ya lo sabrás. Un gran abrazo fraterno para ti. (Las casualidades no existen, lo corroboro minuto a minuto, las personas justas nos estamos acercando, moviendo…ya lo entenderás.)
    😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s