La libertad e internet

¿Qué es en realidad la libertad?, Tener la opción para optar por  aquello que consideramos es lo necesario para seguir avanzando en un camino determinado, cualquiera sea este.

Tener la libertad para elegir entre una o varias alternativas que se nos presenten, es impagable e invaluable. El hombre ha luchado por esa libertad a través de toda su historia, cuando la ha perdido, se ha perdido a sí mismo, se ha degradado y enmudecido, sometido, por el contrario, cuando la conquista y la mantiene, cuando después de la lucha logra izar la bandera que flamea en su propio cielo, de alguna manera el aire que respira entra más limpio. Con el paso del tiempo vamos olvidando cuanto costo mantener esa libertad, o cuánto costó a algunos obtenerla. Cuánta sangre se vertió o cuantos perdieron la vida por ella. Nos acostumbramos a vivir en la cueva en la que se nos provee de luz, agua y pensamientos, nos acostumbramos a que nos digan por donde caminar, qué decidir y qué pasos seguir. Algunos, comenzamos a recordar y cuando eso ocurre, comienza el despertar y en ese despertar se aprecia y valora aquello que llamamos libertad, libertad y gratitud por los que pelearon por regalárnosla.

En estas últimas semanas han salido leyes, (SOPA) luego esas leyes han sido frenadas, (no sé por cuánto tiempo),  han cerrados sitios en forma arbitraria (Megauload),  y peligrosa para esa libertad que tanto debemos cuidar, es nuestro deber no olvidar, cuidar y valorar, es nuestra obligación dejar un tiempo, cada uno sabrá cuánto, para reflexionar en cuán importante o no podría ser quedarnos sin esa libertad de poder elegir qué ver o no ver en internet, que sitios visitar y que tomar de él. Como Sigue leyendo

Literatura China

Lin Yutang
La importancia de vivir (fragmento)” He aquí las cosas que me harían feliz. No deseo otras. Quiero un cuarto propio donde poder trabajar. Un cuarto ni particularmente limpio ni ordenado… sino confortable, íntimo y familiar. Con una atmósfera llena de humo y el olor de viejos volúmenes y de incontables olores… Quiero trajes decentes que haya usado por algún tiempo y un par de zapatos viejos. Quiero una ducha en verano y un buen fuego con leños en invierno. Quiero un hogar donde poder ser yo mismo. Quiero algunos buenos amigos que sean tan familiares como la vida misma; amigos con los que no haya necesidad de ser cortés y que me cuenten todas sus dificultades, las matrimoniales y las demás; amigos capaces de citar a Aristóteles y de contar cuentos subidos de color; amigos que sean espiritualmente ricos y que puedan hablar de obscenidades y de filosofía con el mismo candor; amigos que tengan aficiones y opiniones definidas sobre las cosas, que tengan sus creencias y respeten las mías. Quiero una buena cocinera que sepa hacer sopas deliciosas y un viejo sirviente que piense que yo soy un gran hombre, pero no sepa en qué reside mi grandeza. Quiero una buena biblioteca, buenos cigarros y una mujer que me comprenda y me deje libertad para hacer mi trabajo. Quiero libertad para ser yo mismo. ”

Tomado de: El poder de la palabra.

Me gusta de vez en cuando hundirme en la literatura de aquellos que comparten culturas tan distintas a la mia, es como si quisiera pasearme por la línea del tiempo y reencontrarme con algo que no recuerdo, pero me habla.

Este fragmento es tan hermoso, quiere tan poco, simplemente la libertad para ser yo mismo. (Cuantos tendrán esa libertad, cuantos realmente la buscaran)