Faros

Este video me parecio excepcional, representa la fuerza,  lucha y la tenazidad con que a veces debieramos enfrentar las situaciones adversas. Aquello que es invisible y que contiene tanto, lo que hace mover el universo entero, aquello que hace que la fuerza de una ola desplome una ciudad, aquella fuerza que ejerce un faro, un simple faro para mantenerse erguido.
Va tambien con especial afecto a Luis Irles, nuestro estimado vecino, amante del mar y los faros.
Nota: (no van los acentos porque se volvi÷o loco mi teclado)

 

Cuentos del mar

A los amantes del mar creo les interesará esta propuesta.

“Como muchos sabrán ya van cinco años, que por medio de www.pfdb.com.ar , organizamos un certamen literario de relatos náuticos. O sea Cuentos o Relatos que tengan por tema la navegación, los barcos, el agua o sus personajes. Historias reales o ficción.

Esta es una invitación a participar a aquellos que tengan algo escrito o deseen jugar un poco con la ideas y el teclado. El 5to Certamen cierra el próximo 30 de setiembre. A sus bases se puede acceder por medio de http://www.pfdb.com.ar y ahi en Tomo II

Hoy me permito enviarles un excelente trabajo de un admirable marino y escritor: Joseph Conrad. Murió en 1924. Nacido en la actual Polonia se convirtió en ciudadano Ingles y escribió mucho. Seguramente una de sus obras la han de reconocer inmediatamente: Lord Jim.

Escribió cuentos, novelas, memorias, basadas en su gran experiencia como navegante mercante que llegó hasta Malasia.

Que lo disfruten,

Pepe”

“El humor del capitán

Algunos capitanes de barco marcan su Partida de la costa nativa contristados, con un espíritu de pesar y descontento. Tienen mujer, tal vez hijos, alguna querencia en todo caso, o quizá solamente algún vicio predilecto que debe dejarse atrás durante un año o más. Sólo recuerdo un hombre que deambulara por el puente con paso ligero y anunciara el primer rumbo de la travesía con voz alborozada. Pero aquel, como supe más tarde, no dejaba nada tras de sí, a excepción de una maraña de deudas y amenazas de acciones legales.

En cambio, he conocido a muchos capitanes que , en cuanto su barco abandonaba las estrechas aguas del canal, desaparecían enteramente de la vista de la tripulación durante tres días o a veces más. Realizaban, por Sigue leyendo