La sincronía y la sinfonía de la ciencia

La maravillosa sincronía.

Últimamente, (y las últimas semanas más que nunca) la sincronía en la que la vida o la energía se ha encargado de que los iguales se vayan acercando, es sorprendentemente fascinante. ¿se han dado cuenta, han sentido los síntomas?, son característicos. Sensación de sentirse perdido, de que algo no está bien, de que hay una verdad más grande y fuerte que grita para que la descubramos, ¿han sentido una inmensa necesidad por buscar una respuesta?. Seguramente, sí.

A medida que me alejo de los límites de lo cotidiano, veo un horizonte humano que brilla con una luz esperanzadora y radiante.

Nicolás tenía razón, ¡La humanidad debe despertar, debemos despertar a más! , en un minuto pensé, “pero si debe preocuparse por despertar él ante todo, todavía nos queda tanto por comprender…, o, tenemos chispazos de consciencia pero luego, la ilusión, la matrix o como queramos llamarlo, nos consume, traga, devora.” Y sin embargo, desde un tiempo a esta parte he comprendido lo que trataba de decirme, (los jóvenes están con los canales mucho más abiertos, lo compruebo día a día.)

Ahora todo está claro, no podemos solos, dependemos del resto. La humanidad es una gran malla unida por una energía que nos contiene, esto en forma muy grosera y ruda de explicar, pero estamos conectados y esos hilos que nos unen traspasan la energía de unos a otros.

Es por eso que tantos están hablando, es por eso que tantos están compartiendo. Es por eso que tantos sienten esa sensación de que algo está pasando… y comienzan a buscar.

Si no dejamos el egoísmo por el propio conocimiento, si no dejamos de lado la ambición espiritual, no podremos avanzar. Debemos comunicarnos, debemos compartir, entregar y aprender a recibir.

Esta noche me siento alegre, sí, alegre y feliz por esta maravillosa sincronía de la cual soy testigo día a día, veo como crecemos, veo como se irradia esta apertura, este “comprender” por lo que siempre ha estado ahí, al alcance de nuestra mano, y a tan sólo unos pasos de poder acariciar. Lo verdaderamente real.

(develando la película en la cual creemos que actuamos)

 

 

 

Anuncios