Cristián Warnken

Encontré este artículo de un hombre que me encanta, y creo que después de leerlo el poder de encantamiento ha aumentado, además, sostiene mi teoría, sólo hay dos caminos para despertar a la comprensión, la consciencia; el dolor o la comprensión. Después de un  dolor o pena profunda, el ser humano llega al vacío y en él puede tocar un nivel de comprensión mayor. Es difícil medir ese nivel en otro ser humano, generalmente nos dejamos llevar por lo aparente, lo que ese ser humano vende,  la ropa que viste, las frases, etc. Todos vendemos una, el escritor la de bohemio, el empresario la de exitoso…, lo que se nos hace difícil es mostrar la hondura de nuestro ser, ahí nos exponemos, quedamos vulnerables, desnudos.

Cristián Warnker, profesor de literatura, poeta y conocido entrevistador. Por más de diez año mantuvo con éxito el programa, “La belleza de pensar” programa que se convirtió en el referente intelectual de la televisión chilena. Me gustaría compartir esta entrevista un poco más allá de nuestras fronteras, vale  la pena. Me siento absolutamente identificada con estas palabras,  no podría decir que me hubiera gustado escribirlas a mí. El dolor no es un visitante bienvenido, pero sí lo que nos deja. Que la disfruten.

Fuente: Revista Paula. Period. Valentina Rodríguez.

“En la plaza Aníbal Pinto, en pleno centro de Valparaíso, hay un hombre muy alto, de casi dos metros, vestido de buzo, zapatillas, con un cuaderno en la mano. En esta mañana de diciembre, como casi todos los días, Cristián Warnken (55) camina. Hoy lo hace hacia el Cerro Concepción.

cristian-warknerEn el trayecto se queda pegado mirando gente, balcones, hablando con cualquiera. Toma una micro y habla. Dice que, aunque no tiene smartphone, ni auto ni usa su tarjeta de crédito y pese a que persigue el silencio y establece pausas en medio del día, no tiene una vida tan tranquila. Que lo anhela con toda el alma, pero que no.

Que no quiere que lo conviertan en un emblema de la vida lenta. “No existen los maestros. No existen los gurúes”. Sigue leyendo

Anuncios

TVemos Chile

tvemos chile

Una revista que apareció para llenar el vacío de Chile en el corazón de los chilenos que viven fuera de este largo, angosto, montañoso y arisco país.

Nuestro Chile, un país como tanto y sin embargo tan único y singular. ¿Qué hace que un país sea eso y no sólo un pedazo de tierra, igual a otro?…, creo que nada más y nada menos que su gente.  Para los chilenos que están fuera, para los que extrañan sus raíces o para los que no la extrañan pero siguen siendo chilenos esta revista arruga el planeta y acorta las distancias.

 

El alma y sus afeites, Edmundo Moure

Una singular y vivaz narrativa que comparto con agrado con ustedes.

EL ALMA Y SUS AFEITES

ALMA (acepciones):

Parte inmaterial del ser humano que es capaz de sentir y pensar y que, con el cuerpo o parte material, constituye la esencia humana; según algunas religiones, también es inmortal;

    Espíritu o alma de una persona muerta que está en el purgatorio sufriendo para purificarse e ir al cielo, o que anda errante por el mundo de los vivos sin poder ir al cielo;

           Persona que está siempre sola, triste y melancólica.

La actriz tiene mi edad, acercándose a los setenta y cinco. Aparece sobre el escenario con un vestido largo y ceñido. La figura, esbelta y bien conservada, se desplaza con movimientos leves, aunque no gráciles, porque el tiempo mueve en ella con torpeza sus goznes herrumbrosos. Cuando la cámara, en un primer plano, muestra su rostro, se aprecia el forzado estiramiento facial, los ojos prisioneros en cápsulas que otrora fueron párpados graciosos, el cuello planchado como camisa vieja, la boca luce labios rojos que se adelantan, como el gesto de una flor plástica de utilería, abierta en patética rigidez… Esperamos la voz, tampoco es la misma, ha enronquecido y debe amoldarse, en cada inflexión, con los compases de la música. No está mal, cuando fue mejor; no desafina, cuando hace tres décadas cabalgó libre sobre el abanico de las notas juveniles. Suspiramos con disimulo.

-Qué bien se mantiene- dice mi amigo… -Si está igualita.

Asiento con la cabeza, pero no digo nada. Mi vecino es un varón septuagenario que se tiñe el pelo… Ganas me dan de decirle que parece un payaso triste, provisto de peluca ennegrecida que pone en evidencia la triste orografía de sus arrugas, que le desaliña el espíritu y el alma, pero me callo para escuchar Sigue leyendo