Un perro


Parece que ando más sensible que de costumbre y bueno, tu sabes cuanto amo a los animales por todo lo que te cuento.

Por la puerta del edificio donde trabajo, que no es muy grande solo dos pisos, pasa todos los días y sin falta un perro, viejo, flaco y grande. Llega en la mañana, y aparece a las seis de la tarde que es la hora de salida. El dueño de la empresa dijo: ” hay que llamar a la perrera para que se lo lleven, no da una buena imagen, además puede morder a alguien”. Él es de aquellos católicos que van a misa todos los domingos y tiene muchos hijos porque la iglesia les prohíbe el uso de anticonceptivos, tiene mucho dinero y trata siempre de ser justo, ese es su perfil, eso es lo que nosotros debemos ver en él. Cada mañana, escondida y a riesgo de que me echen le dejo un pan o una bolsita con algo de alimento que traigo de mi casa, mis perros me dan permiso, me dicen siempre, “puede que algún día yo me pierda y quedé vagando por alguna calle como esa, tal vez algún día este tan viejo, que no tendré la energía para escarbar los basureros y me muera de hambre”. Dicho esto, me siento con la entera libertad de sacarles un poco de su caro alimento y cada mañana le dejo una bolsita con comida, y él?, él se siente feliz,   pero sabes lo que más le gusta a ese perro? cuando le doy algo que no conocía, siiii, imagínate, más que la comida que le doy y que le permite seguir viviendo, le gusta cuando lo acaricio, que increíble verdad?, si, sus ojos se elevan marcando esa media luna que se marca cuando uno mira con humildad, se queda muy quieto, casi como si quisiera detener el tiempo. Lo miro con infinita dulzura y creo, en realidad casi podría jurar que me dice “gracias por mostrarme lo que es el amor, no lo conocía”

Anuncios

4 pensamientos en “Un perro

  1. Patricia no creo que haya ser vivo en el planeta, que no aprecie y disfrute del afecto. Creo que sólo los humanos, nos volvemos resistentes a dar y a recibir, aunque nos pasemos la vida buscándolo.
    ¡Qué bueno que estás ahi para darle alimento completo!
    Cariños

  2. Patricia, eres de las mías. Uno de mis perros fue rescatado de pequeño, al grado de que tuvimos que secuestrarlo para que no acabaran con su corta vida.
    Mi hija fue fundadora en esta ciudad de una asociación protectora de animales y trabajó voluntariamente vacunando y desparasitando perros callejeros.
    Son los más dulces, los más agradecidos, los más amorosos. Son intensos los animales, y tenemos mucho qué aprender de ellos.
    Un abrazo.

  3. bhue sin mala onda ni nhaa sho no quiero mucho a los animales q digamos q si me meto con ellos si si lo hago pero esto me conmovio mmm se alguito psss y tedigo antes de q el Gasho de tu jefe mate al can agarralo XD see q see y dale todo el kriñiiooo q te pida y q rekiera en tu ksita XD see q seee pero bhue no soy nadie pa decirte eso es solo si tu tienes la psibilidad y la verdadera boluntad saludos y cuidece aioss!

  4. Yo tengo en casa cuatro perritos que he adoptado y rescatado del abandono, uno de ellos fue operado de tres patas porque lo encontre arrollado en una calle. Puedo desirles a todo que estan envejeciendo a mi lado, son mi familia y me llenan de amor dia a dia….su incondicionalidad, dulzura, lealtad y humildad son el mayor tesoro que tengo, valio la pena darles una oportunidad…. y yo agradezco a Dios cada dia haber tenido la oportunidad de hacerlo.

    Te felicito Patricia, nos necesitan…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s