21/12/2012


Esos momentos de luz….

De pronto tenemos esos momentos de claridad donde comprendemos todo lo que debes comprender. Que no es la totalidad, pero es todo lo que necesitamos por ahora. El hecho de despertar es abrirnos a algo que no sabíamos, y eso es grandioso.  Hemos llegado por fin al 21/12/2012 y esto es, les guste o no, histórico para los seres humanos. Muchas profesías terminan acá, y eso es muy relajante, al menos las holocausticas que tenían a un buen número de gente angustiada. Pero no todo termina, los tiempo comenzarán a cambiar, nos guste o no.

Dentro del corazón existe una energía tan importante, que cuando la conectamos a nuestro cerebro se abre una percepción totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados. Cuando abres el corazón y ves a través de él, una nueva visión del mundo, universo y tu vida se abren ante ti, y expongo esto en base al parrago anterior,  ¿será muy difícil hacer esto?, creo que no, sólo hay que querer y necesitar hacerlo. Bueno, gran cosa no?, “necesitar hacerlo”. Mucha gente no lo necesita y está bien, y también so  está bien, así funcionamos los seres humanos, en la diversidad y en la onda del ritmo.

Aquellas  personas que hemos estado tras un “despertar de consciencia”, que tal vez ha durado muchos, muchos años en algunos casos y en otros ha tomado prácticamente toda una vida,  se siente una sensación extraña, terminó un año lleno de especulaciones, de expectación, de paranoia y también un año de búsquedas y por consecuencia de lo anterior,  comenzamos a vivir algo nuevo, ¿qué es?, la cosecha, tiempo de cosecha de muchas interrogantes.

 El resultado de todo el trabajo que hemos hecho en nosotros, todo aquello que descubrimos y para los más avezados, sentir que más encima tendremos  ayuda de  una nueva energía que está brotando del conjunto de seres humanos aunados en un solo trabajo y por supuesto y más importante aún, que entramos en el día que las respuestas deben venir de nuestro interior.

Finalmente llegó el gran día, uno en el que se acaba el misterio, uno en el que casi sin darnos cuenta nos regalará una unión en el amor (ese que no es manoseable por el ser humano), ese amor no egoísta, uno que se siente desde el interior y no de la necesidad de que nos venga de un “afuera”, de la claridad de lo que queremos y a dónde queremos ir, pero ir realmente. Y eso es maravilloso.

Hace un par de días me escribió una querida amiga que vive desde hace unos años sola, (por opción) y que tiene una gran riqueza espiritual y me dijo, “yo para estos días del 21 estaré feliz, como siempre. Tengo planeado plantar unas semillas de maíz y otras de tómate (no estoy segura si exactamente eran esas las verduras) pero dejó en mí un sentimiento de casi, recogimiento y pensé, que gran idea, yo haré lo mismo. Será tan simbólico, sembrar vida donde lo único que trata un 1% de la humanidad es de quitarnosla.

Este año y por primera vez, no porque no lo hubiera querido hacer antes, si no que no lograba salirme completamente del consumismo, no compré ni un solo regalo, mis hijos estaban de acuerdo así que todos bien, y ahora, a unos días de navidad me siento con una gran armonía, por fin no me he desgastado comprando un montón de regalos, que seguramente serían cambiados luego, ni he estado en multitudes caminando agotada para revisar mi lista de regalos pendientes, no, sólo me he dedicado a estar tranquila, en silencio y tratando de llevar todos los caminos que hacen de mi vida, un único, frondoso y pacífico camino que me siga guiando a donde quiero llegar.

Llegamos al 21 de Diciembre sin miedos, sin expectativas, sin nada, sólo estando en el silencio y la observación de un todo que se agita vivaz ante mí.

Creo que hemos llegado al tiempo del silencio, a un tiempo de quietud mental y reposo emocional, de reconocer EN nosotros mismos lo que somos y lo que debemos dejar de ser. Liberarnos de los apegos, materialismos, miedos, de otro modo jamás podremos volar  y volar simboliza  libertad. ¿Libertad de qué? de la prisión en que nos sume la ignorancia de la del no saber la real existencia.

Anuncios

5 pensamientos en “21/12/2012

  1. Así como tú sigues el ejemplo de tu amiga sembrando vida, me gustaría que el contenido de lo que has escrito actuara como semilla replicándose en la mayor cantidad de personas posible.

    Un gran abrazo Patricia.

    Rodrigo.

  2. Michelangelo, los tuve. gracias por tus deseos. Un abrazo.

    Gerardo, si resono en ti de esa forma, es porque es un espejo de ti mismo. Un abrazo.

    Estimado Busquet, este fin de semana de mucha quietud para mí, partí limpiando la tierra, preparándola para sembrar mis primeras semillas en el año que comienza, y no es una metáfora, fue así. Fue muy lindo. Gracias por tus buenos deseos. (Hermosos tus diseños y dibujos, te felicito) 🙂

  3. Sembremos vida, al ver una semilla germinar y crecer transformándose en un fruto hermoso y amoroso ya que nos devuelve la vida que le dimos al cuidar de el , este mismo se torno doblemente amoroso con nosotros ya que se unifica al entregarnos sus nutrientes para nuestra
    vida. Así es la vida y así es el Universo, responde a nuestras creaciones, por lo tanto , creemos
    todo lo bello que seamos capaces de entregar y esto se transformará en un reflejo para todos y
    para nosotros mismos, inflemos nuestro corazón de amor Universal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s