Día de acción de gracias.


Robado del blog de mi estimado amigo y gran escritor, Michelangelo

He disfrutado tanto este relato que lo comparto con ustedes, mis queridos amigos. La vida, cuando se hace rara, debemos hacerla sonreir.

“Este cuento ha estado rodando durante algún tiempo, contado de muy diversas maneras. Y como el día de “Acción de gracias” o “Thanksgivings”, está a la vuelta de la esquina, creo que merece la pena contarlo una vez más. Al Cesar: Versión traducida, corregida y aumentada por Michaelangelo Barnez, de la oral, en Inglés y anónima… M.A.B.”

John, un hombre joven, recibió un loro llamado “Jefe” como regalo. El loro tenía muy mala actitud, y aún peor era su vocabulario. Cada frase que salía del pico del pajarraco era ruda, odiosa y llena de groserías.
John intentó e intentó, hasta el cansancio, en cambiar la actitud del pájaro con el ejemplo, diciéndole sólo palabras corteses de manera consistente, a la vez que tocaba sólo música suave. El pobre John pensaba y era capaz de hacer cualquier cosa con tal de limpiar el vocabulario del bendito pájaro.

Finalmente, un día John se exasperó y le gritó al loro.

El loro, sin intimidarse, abrió el pico y le gritó también.

John, lleno de rabia, sacudió al loro, pero éste, verde y rojo de la ira y aleteando y picando, se puso más enfadado y rudo aun. John, en la impotencia y ciego por la desesperación, agarró al pájaro y lo puso en el congelador.

Durante unos minutos, desde adentro, el loro gritó groserías, insultó y dio de aletazos y puntapiés. Entonces, de repente todo calló. Ni un pío más se oyó durante un minuto.
John, temiendo haberle hecho daño al loro, abrió rápidamente la puerta del congelador.

El loro, serenamente, salió hacia los brazos extendidos de John, y se le acurrucó mientras le decía con voz muy triste:

“Señor, creo que puedo haberlo ofendido con mis groserías y acciones. Yo estoy profundamente arrepentido de mis faltas y pienso hacer todo lo posible para corregir mi imperdonable mala conducta”

A John le llamó poderosamente la atención el radical cambio de actitud del loro.

Él estaba a punto de preguntarle, qué había hecho posible tan dramático cambio en su conducta, pero el loro, antes que le diga algo, añadió:

“¿John, puedo preguntarte qué hizo el pavo?”

Feliz día de Acción de Gracias… Happy Thanksgiving…

Anuncios

2 pensamientos en “Día de acción de gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s